4.11.05

El destino

El destino, curiosa palabra que surge de vez en cuando para designar la causa de algún suceso inesperado. Pero ¿existe realmente? Ya sé que no puedo darles la respuesta a un asunto de tal trascendencia en pocas líneas (ni siquiera podría en todo un libro), sin embargo, intentaré reflexionar un tanto sobre su incidencia, o supuesta incidencia sobre la vida humana.
Antes de proseguir, debo advertir que esto lo estoy escribiendo sin basarme en ninguna fuente, sólo en conocimientos, suposiciones y reflexiones personales.
Desde que el ser humano tiene cierta conciencia de las cosas que le pasan, se ha preguntado por qué pasan. Y ha encontrado respuestas inventando religiones. Dentro de las religiones creadas hay algunas que determinan la acción de la humanidad a partir de un libre albedrío y otras que dicen que ya todo está escrito, diferenciándose esencialmente en la existencia o inexistencia de esta cosa abstracta que llamamos destino.
Primero intentemos definir qué es. Es algo a lo que nos referimos para indicar la existencia de algo superior que maneja las vidas, no sólo humanas, sino de todo el planeta, incluso todo el universo. Ese algo superior puede ser alguna divinidad o grupo de divinidades o la cosa misma llamada destino. Esto último sería llamarle "destino" a alguna divinidad, o sea que al reconocer la existencia del destino se reconoce la existencia de una divinidad o ser superior.
Pero volvemos al principio: ¿existe el destino? Todo depende de las creencias personales. Si una persona cree que hay una entidad superior que maneja su vida y en la cual el o ella es sólo un títere, los acontecimientos se los atribuirá al destino. Al contrario, si alguien no cree en esto, los sucesos los creerá producto de las acciones humanas que se van hilvanando en una serie de causas y efectos, en los cuales no hay ninguna intervención divina.
Ya sé que no estoy diciendo nada nuevo, pero tampoco era la intención. Sólo quería hacer un ejercicio mental de reflexionar un poco sobre esto y practicar la redacción, cosa que he visto hace falta en muchas personas, que escriben y uno no sabe lo que quieren decir. Pero me estoy desviando del tema; tal vez me ponga a escribir de esta falta de orden en las ideas en otra ocasión.

3 comentarios:

Isa dijo...

mmm... a pesar de algunas ideas lacónicas,solo a veces!!, no creo que debas practicar mucho la redacción. creo que tienes siempre clara cual es tu intención, que es lo que quieres provocar, y esop...

nada más... solo me quedo pensando si en realidad quiero ser un títere o de una vez por todas asumo las consecuencias provenientes de mis acciones.¿?
mucha pregunta, buscaré respuesta en Homero, seguro que él es "él" ser superior al que sigo.

yap besillos

chauz
:P

Las Diosas dijo...

Yo creo que si debe existir el destino...o no?...no sé...pero alguna fuerza misteriosa hace que uno vaya por el mundo con algún rumbo...y cuando uno no le hace caso...pasan cosas!!
como cuando chocó la micro..ese dia yo sabía que no tenía que levantarme..pero mi sentido de la responsabilidad me dijo..anda!! y fui..y que pasó...quedé enterrada en un asiento y mi naricita se quebró!!!
ese dia el destino no me quería en la unversidad....

SALUDOS DE TODOS IN THE HOUSE!!!

aleinadnnes dijo...

Es tu destino escribir siempre algo nuevo en esta página, sino no tiene gracia...

Es el destino de los demás comentar algo, sino no sería un blog...

y bueno, qué es??!!