8.11.05

En un largo tour

"A esta hora,
justamente a esta hora.
En que tu cerebro comienza a cabecear
con la última telenovela
quisiera sacarte a caminar
en un largo tour" (Sol y Lluvia)
Aunque ahora no es mi intención hablar de las injusticias y la realidad social, esta canción refleja bastante bien lo que quiero decir. Para mi el largo tour no es sólo por Pudahuel, la Bandera y la Legua. Es más largo, se extiende a toda la sociedad chilena, y me atrevería a decir humana. Y ni siquiera es necesario ponerse a caminar para ver el objeto de mi reflexión: basta con sacar la cabeza por la ventana, mirar unos pocos televisores encendidos que haya cerca para darse cuenta que está en todas partes. Me refiero a una condición intelectual en reposo impuesta a la sociedad en una relación de causa y efecto por la industria cultural.
La humanidad, que tanto se precia de su superioridad intelectual frente al resto de los animales se ha quedado maravillada y embelesada ante el producto de su intelecto: la tecnología. Y se olvida de seguir desarrollando el intelecto que le dio forma a esa tecnología.
Pero mi crítica no es contra la tecnología, ya que no es mala ni buena en sí misma. Es contra la sociedad que prefiere quedarse inmersa el la realidad irreal de un programa de televisión antes de abrir los ojos de la mente y ver que tiene dentro de sí un mundo mucho más amplio de lo que podría darle la tele (".....y descubrí un mundo muy complejo, que estaba en mi imaginación" 31 minutos)
Mucha (demasiada) gente se excusa diciendo que lo hace para relajarse al llegar a la casa después de un día de trabajo o de estudio. Pero, ¿por qué relajarse con algo tan poco instructivo (en realidad de una instructividad nula)? ¿No sería mejor relajarse leyendo algo? (algo que no sea una de esas revistas o diarios que lo único que hacen es comentar lo que pasa en la tele, lo que me parece más absurdo e idiota). O si se quiere ver tele y se tiene la opción ¿por qué no ver uno de esos programas destinados a cultivar la mente del espectador de canales como el History, National Geographic o Discovery (aunque este último es un poco "exagerado" y cae en el sensacionalismo en ciertas cosas)?
Mi teoría es que la gente se acostumbró a que le dijeran qué hacer, cómo vestirse, dónde ir, y más importante, a no pensar, ya que le mostraban que aun sin hacerlo se podía ganar mucho dinero (los ejemplos nacionales abundan). Pero lo que es peor, es que la gente que gana dinero es la gente que está dentro de la tele, no la gente que la ve, la gente que se acostumbró a no pensar.
Paradójicamente, esto me recuerda un episodio de los Simpsons, donde Bob Patiño quiere destruir la televisión haciendo uso del mismo medio.
Pero el asunto no creo que sea tan simple ni que sea necesario llegar a tales extremos como se veía en ese capítulo. Sin embargo, no sé qué se podría hacer para evitar que siga este problema si los educadores, los padres, todo el mundo (de nuevo, una gran cantidad, no son todos) ve los mismos programas idiotas que las juventudes idiotizadas que podrían hacer algo. Supongo que lo único (y lo primero) que podemos hacer es despertar la conciencia dormida del que está a nuestro lado, y recorrer un largo tour.
Otra vez, la tecnología en sí no tiene juicio de valor, es el uso que se le da lo que importa. El abuso de la tele y la flojera mental que afecta a la población.

3 comentarios:

aleinadnnes dijo...

Cuando ves tele no necesitas que tus neuronas hagan sinpsis.
Peor aún, cuando ves televisión, tus neuronas van disminuyendo de a poco, hasta hacerte actuar por inercia.
Concuerdo con esta teoría, y creo que no es sólo una costumbre, sino que es una maldita necesidad, porque los humanos ya se acostumbraron a ocupar un 0,0000001% de su capacidad cerebral, y hacerlos abstraer alguna cosa, se transforma en un crimen, un atentado a la integridad física y ¿mental?...

¿¿Por qué mejor no echarse al pasto, caminar por ahí, leer algo??

Propongo que aprendamos a ver (y a oler, a escuchar, tocar, sentir...)

aleinadnnes

Las Diosas dijo...

osea...si uno no ve la tele basura como va a saber que son los otros programas los que son buenos...hay que tener un punto de comparación...el problema está cuando se hace costumbre....pero igual derrepente hay que ver esas cosas para saber de que demonios habla la gente, porque en mi trabajo, la gente comenta lo que pasó en el programa tal y lo que dijo "veto" y lo que le respondio el otro..y yo nunca se de que demonios están hablando!!!!....así que una forma facil de enterarme es leyendo el diario (LUN)y en cinco minutos ya se todo lo que ha pasado en nuestro triste mundo del espectáculo.....

ah! y la canción con que partiste tu post..es muy terrible de rasca!!!

ya...nos leemos!!! saludos desde la ciudad del sol....

Max Rotten Power dijo...

no es tan rasca la canción, es hippienta, pero no es rasca.
No sé, yo prefiero quedarme en mi "ignorancia" y no saber de qué hablan (o parlotean).